¿Cómo reaccionaría usted si durante un almuerzo, un motivador le dice que se quite lo zapatos, y seguidamente le pide que se ponga los zapatos de su compañero de mesa? Algunos atrevidos dirán –me la juego–.

Bueno esto fue lo que nos pasó en el reciente almuerzo organizado por Visit USA, como parte de su 23 aniversario. Según explicó Ana Mari Bordallo, Representante de la Ciudad de Dallas, para Centroamérica, y además una de las principales organizadoras de este evento, el objetivo de la visita de este motivador, que entre otras cosas puso a los presentes a moverse de su silla, era “motivar a los agentes de viajes para que vendan este mercado turístico, el más importante para los costarricenses”.

Aunque muy pocos desinhibidos nos quitamos los zapatos, la realidad es que casi ninguno accedió a ponerse  los zapatos del vecino, para eso se requiere conocerse un poco más, ¿Y si lo llevamos a nuestra vida práctica? ¿Qué tan dispuestos estamos en ponernos en los zapatos del cliente? Requiere un esfuerzo por conocer lo que éste quiere o necesita y esto implica correr la milla extra.

El mismo motivador instó a los vendedores a buscar formas de enamorarse de su trabajo, de lo que venden, ¿amor? ¡Claro! Esa es la clave, si me gusta lo que vendo será más fácil enamorar a mis clientes.

Según datos de la organización de Visit USA, Estados Unidos es el destino preferido de los costarricenses.

Fuente: apetitoenlinea.com

Comment