Un empresario chino ha abierto en Chongqing (China) un restaurante que intenta replicar el avión de pasajeros más grande del mundo, el  A380, con un equipamiento, asientos y platos inspirados en el avión gigante del consorcio europeo Airbus.
Galería
Las ventanas, asientos ajustables, alfombras, e incluso la iluminación de la cabina han sido inspirados por el famoso avión aunque en el menú del avión no se incluye la típica comida en bandejas de plástico sino un menú más elaborado.El restaurante con un área de 600 metros cuadrados cuenta actualmente con 18 empleados, incluyendo 9 asistentes de vuelo que han pasado por una serie de cursos sobre como vestirse y maquillarse para actuar como azafatas reales.El restaurante temático asegura que ofrece la experiencia de cenar en un jumbo jet sin turbulencias repentinas, ni tener que tener abrochado el cinturón de seguridad, y sin riesgo alguno de colisión.

Hay diferentes tipos de asientos que varían desde asientos comunes de avión alrededor de una mesa hasta una especie de huevo gigante que ofrece cenas más personales y más costosas que rondan los 1.000 euros, una cifra similar al precio de un pasaje en un Airbus verdadero.

Este es en realidad el segundo restaurante temático del mundo al estilo de un avión A380. El primero se encuentra en Taipei, Taiwán, y es un poco más parecido al servicio de los aviones teniendo en cuenta que está diariamente lleno de gente y algunos de los alimentos son servidos en bandejas de plástico.

Otro restaurante avión Pero estos no son los únicos restaurantes que se pueden reservar para disfrutar de una comida o cena a bordo de un avión. En la base aérea de Coventry en el Reino Unido, un avión Douglas DC-6 ha sido transformado en un restaurante de alta cocina con 40 asientos llamado 'DC-6 Dinner'.

Este restaurante funciona también como bar con capacidad para 40 personas y, a la vez, es un pequeño museo que rinde culto a la historia de la aviación.

El avión que ahora alberga el restaurante volaba en 1958, ejecutando misiones secretas en el sudeste asiático. En 1987 se unió a la compañía de vuelos chárter, Air Atlantique, y continuó haciendo viajes transatlánticos hasta tierra en 2006.

La mayor parte del avión se ha dejado intacto, ofreciendo a los comensales la experiencia de comer a bordo de un avión permitiendo incluso acceder a la cabina original del piloto mientras espera su comida. Además se puede utilizar los botones originales de llamada sobre las cabezas para llamar a su camarero.

El restaurante está dirigido por el experimentado chef Caunce Tony,  y en el menú, que mantiene la temática de la aviación, muchos de los filetes llevan el nombre de aviones clásicos.

Fuente:http://turismo.diariocritico.com/

Comment