Oscar Juárez, un guatemalteco enamorado de Costa Rica, decidió crear, hace cerca de un año, las Ticoletas, que son paletas, hechas a base de frutas nativas. El va a estar en Exphore Expo Hoteles y Restaurante exponiendo sus helados.

Juárez y su esposa, Astrid Hernández, tienen cinco años y medio de vivir en Costa Rica. Él llegó al país porque la empresa en la que trabajaba lo trajo como gerente a nuestro país. Mientras él trabajaba, su esposa comenzó a llevar cursos relacionados con postres. En un inicio pensaron en alquilar máquinas de helado suave y vender la mezcla. Pero al analizar la cantidad de calorías que significa solamente uno de esos conos, se dieron cuenta de que eso no era lo que andaban buscando.

 

¿Por qué paletas? “Porque es un producto que tiene muchas ventajas, la vida en anaquel es amplia, entonces se puede hacer una distribución más grande. Además, porque son muy versátiles, se puede hacer con ellas muchísimas cosas y porque se pueden vender en cualquier lugar, solo se necesita un congelador”, afirma Juárez.

 

Las Ticoletas vienen en siete diferentes sabores: coco, manga, fresa, kiwi-piña, mora-banano, sandía-kiwi y guanábana. “La inventora de sabores es Astrid. Nuestra inspiración es que la persona sienta que se está comiendo la fruta, por eso no usamos pulpa”.

 

Las Ticoletas son el punto de partida de una empresa que tiene mucho más en mente, y que principalmente tiene que ver con un tema de educación en cuanto a la alimentación. Parte de su plan es hacer giras a las escuelas para presentar las paletas y dar charlas sobre cómo alimentarse correctamente y los beneficios que esto conlleva.

¿Sus principales atractivos?

·             Es un producto natural y saludable, no de dieta.

·             Cada paleta tiene menos de 100 calorías.

·             Son endulzadas con azúcar.

·             No contienen ingredientes artificiales, saborizantes ni colorantes.

4 Comments