Feria para hoteles y restaurantes

Por Arleth Badilla

Hace 11 años Gustavo Fernández decidió convertir una casa y un terreno familiar en el negocio propio con el que siempre había soñado

A tan solo un mes de la muerte de la abuela de Gustavo Fernández, falleció también su abuelo, fue así como una casa antigua, ubicada camino al Volcán Irazú quedó desocupada, situación que despertó una inquietud en el corazón de este joven, que desde siempre había soñado con tener algo propio.

Fernández estudió mecanica dental, sin embargo, siempre sintió interés por el mundo hotelero y fue así como este emprendedor decidió convertir el terreno de sus abuelos, en donde se desarrollaban actividades ganaderas y agrícolas en el Hotel Grandpas, una alternativa que comenzó como un bed and breakfast.

Inicialmente la idea se desarrolló con cinco habitaciones existentes dentro de la casa, con el tiempo el proyecto creció y actualmente Grandpas cuenta con siete cabañas externas, tres habitaciones dentro de la casa y una villa familiar.

Para Gustavo Fernández, perseverancia, responsabilidad y visión de negocio amplia y abierta a los cambios, son aspectos vitales para mantenerse en el campo de la hotelería actualmente, pues se debe estar atento a las diversas necesidades del cliente.

“Nosotros al comenzar solo dábamos desayunos, los huéspedes nos empezaron a solicitar cenas y hemos estado brindando el servicio este año. Todo esto ha despertado un interés en nosotros y ahora tenemos el proyecto de abrir un restaurante como parte del hotel, en donde ya vamos a brindar todos los tiempos de comida, tanto para nuestros huéspedes como para el público en general”, comentó Fernández.

Grandpas ha logrado con los años convertirse en más que un hotel de montaña, también se ha posicionado por su ubicación como un lugar de concentración para atletas élite como Andrey Amador y Leonardo Chacón, quienes constantemente escogen el lugar para hospedarse por periodos prolongados y realizar entrenamientos de altura.

Los colaboradores del Hotel son todos vecinos de Cartago y esta iniciativa fue una de las primeras en brindar una alternativa de hospedaje en las cercanías del Volcán Irazú, donde hay muy pocas opciones de este tipo, pues Cartago es considerada una Ciudad para turismo de un día.

De acuerdo con Fernández, la clave para lograr atraer huéspedes a Grandpas fue convertirse en una opción integral que se adapte a todo tipo de huésped. Lo anterior,  al presentarse como un espacio para el descanso y la recreación y a la vez ser una opción para quienes viajan por trabajo, casos para los que ofrecen tarifa corporativa.

 

Gustavo Fernández gerente de Granpas Hotel se prepará para ir a Exphore.

1 Comment