EXPHORE 15 - Día 2_070.jpg

En una reñida competencia, ocho baristas, cargados de muchas técnicas, creatividad, conocimiento y mucha fluidez, contaron gran cantidad de historias, a través de una taza de café, durantes tres días, en la final del Reto Barista, en Exphore 2015

Para este año 2016, de nuevo se realizará este reto, cargado de mucha adrenalina, donde un grupo de jueces de trayectoria y experiencia en el mundo del café, se encargan de la difícil tarea de evaluar a los campeones que participen. Los cuáles serán seleccionados en eliminatorias previas a la actividad.

En 2015, fue un escenario perfecto, lleno de tazas, donde las máquinas Rancilio última tecnología, los siropes Monín, la leche Dos pinos y el café de Britt, fueron los grandes aliados de los baristas, para que elaboraran sus creaciones resaltando aromas que comprometían a quienes pasaban por el “reto” a quedarse ahí, para ser testigos de las técnicas y novedades que destacaban en cada bebida.

La primera prueba llegó con el reto del Cappuccino Extremo, ganado por la barista del restaurante Kalú Andrea Sánchez, quién en 10 minutos logró elaborar la mayor cantidad de cappuccinos.

Mientras que la competencia de Arte Latte, correspondiente al segundo día y la de bebidas espirituosas que destacaban la originalidad de la preparación de una creación propia, efectuada el tercer día, hacían sobresalir al joven Remy Molina, de tan solo 21 años.

Espresso Ghee  (técnica india que significa clarificar) fue la bebida original que presentó Remy, como una técnica culinaria, con una barra de mantequilla que le ayudó a separar los componentes lácteos, generando un aceite. Eso junto con 2 onzas de espresso, con café del valle occidental “Herbazu”de la zona de naranjo, un licor de naranja flambeado con miel, para bajarle la graduación etílica y potenciar el aroma a naranja junto con el café, caracterizado por un parecido al zumo de naranja y cacao, dio como resultado un sabor cremoso con notas que predominan la naranja madura. -Bien por Remy, porque precisamente esa bebida lo hizo campeón del reto-

También en el arte latte destacó este barista con un tulipán despeinado, que se hacía sumamente atractivo.

Con mucha pasión

Hace dos años, el campeón del reto barista 2015, comenzó a trabajar en una panadería francesa. Ahí tenían una máquina de espresso y él se puso a manipularla, sin tener conocimiento. Desde ese momento, manifiesta que se enamoró del barismo, y sin saber nada del café se capacitó junto con un amigo de infancia. Ellos tomaron un curso y de ahí en adelante se apasionó con el café.

 

 

 

1 Comment