Abrir un restaurante es un gran paso para los empresarios que se decantan por la hostelería. Existen numerosos aspectos a tener en cuenta y que resultan esenciales para tener éxito, como la elección del chef, la publicidad que se haga del local, o la ubicación escogida para abrirlo. De entre los factores que influyen de manera determinante en la popularidad de un bar o restaurante uno de los fundamentales es la decoración, un elemento que será la carta de presentación de nuestro local, y la característica que establezca la diferenciación con lacompetencia.

Las tendencias decorativas en la industria del restaurante demuestran lo importante que resulta crear un ambiente agradable donde los clientes se sientan cómodos, pero que además les aporte un valor añadido, como la distinción o la sensación de encontrarse en un local tradicional. Las opciones en decoración son amplias y todas ellas efectivas, siempre que sigan unas pautas concretas y unos consejos útiles.

Define el estilo del restaurante. Antes de crear un restaurante, el primer paso debe ser tener claro cuál será el tipo de local que vamos a abrir, el estilo o concepto que le vamos a dar y la especialidad culinaria que serviremos, ya sea ésta nacional o internacional. En función de todos estos aspectos nos decantaremos por una forma u otra de decorar nuestro local ya que ésta no será la misma para un restaurante de lujo o uno de comida rápida.

Conoce a tu público y pregúntale. No hay forma más efectiva de tener éxito que conocer el tipo de clientela a quien nos dirigiremos. Esto nos servirá para tener bien claro que esperan los futuros consumidores de un local de comidas de la zona y de su decoración y estilo.

Estudia a la competencia. Añade algún elemento diferenciador en decoración que no posean otros restaurantes de la zona. Diferenciarse de la competencia y aprender de sus errores y aciertos tendrá su recompensa en los beneficios.

Sé práctico. En ocasiones ciertos elementos decorativos pueden resultar llamativos y atractivos a la vista, pero nada confortables. Equilibra la estética y la funcionalidad para que todo cumpla una función y los clientes se sientas cómodos, especialmente en el caso de las mesas y las sillas.

Visita diferentes Propiedades

Antes de decidirte por un local visita las propiedades

en alquiler o en venta de la zona y estudia cual podría adaptarse mejor a la idea que tienes para tu restaurante. De este modo, si vas a escoger por ejemplo una decoración modernista con lámparas de cristal, deberás fijarte en que el local tenga los techos altos.

Acude a las páginas de anuncios  y clasificados de la red para dar un valor añadido a tu mobiliario. No dudes en añadir una pieza diferente y vintage a tu mobiliario. Un sillón de principios del siglo XX, una camarera para servir mesas antigua o tarros clásicos para guardar alimentos, pueden uponer un toque de glamour y estilo para tu restaurante.

Apuesta por una página web de calidad. Crea un sitio en internet cuyo diseño siga las pautas decorativas que posea tu restaurante. Se convertirá en la perfecta presentación de los que podrán encontrar los consumidores cuando coman en él.

Cuida los baños. Además de mantenerlos en perfecto estado de limpieza, los servicios dicen mucho de la personalidad del dueño de un restaurante. Apuesta por un diseño acorde al del resto del restaurante y añade detalles decorativos como flores frescas o jabones de colores.

Juega con los colores y apuesta por la originalidad. Te decidas a abrir el tipo de restaurante por el que te decidas, jugar con los colores en decoración marcará la diferencia con otros locales de la zona. Además de esto, apostar por algo diferente y siempre en función de tipo de restaurante, como un escenario para bailes o música o exponer el área de la cocina donde tu chef cocina, supondrán un punto a favor para aumentar la clientela de tu negocio.

Comment