Convertir un sótano en bar: ese fue el reto

Tipsy Cow abrió sus puertas en abril anterior, esto después de que sus propietarios tuvieran un pequeño negocio gastronómico y tomaran la decisión de arriesgarse en grande

Foto 1-22.JPG

Por: Arleth Badilla Morales

Kimberly Rojas y Marcelo Betancourt son una pareja de emprendedores, ambos estudiaron cosas muy distintas al tema gastronómico, sin embargo, siempre se han sentido atraídos por este sector, lo cual los llevó a abrir una pequeña hamburguesería que unos meses después se convirtió en Tipsy Cow.

Con el objetivo de generar un espacio diferente, con una oferta de actividades muy particular y según sus propietarios con las mejores hamburguesas de Heredia, nació este bar, el cual se caracteriza por servir hamburguesas a la parrilla, pizzas artesanales y algunos platillos vegetarianos.

“Nuestro menú es una combinación de  recetas elaboradas por nosotros mismos, esto gracias a algunas capacitaciones que hemos llevado en distintos centros. Contamos con cervezas artesanales costarricenses y damos espacio a pequeños cerveceros”, comentó Betancourt.

En Tipsy Cow se realizan actividades como fiestas electrónicas, degustaciones de cerveza, yoga beer y próximamente se llevará a cabo un festival de artesanos y emprendedores. Asimismo, la decoración del espacio ubicado en un sótano es el resultado de la creatividad de sus clientes, quienes pueden dibujar y escribir en las paredes.

Los proveedores de carne y vegetales del bar son pequeños productores de Santo Domingo de Heredia. Estos empresarios ejecutan acciones de sostenibilidad como la eliminación del uso de pajillas de plástico y  prácticas de reciclaje.

Ignacio HerreraComment